Por qué Tucker Carlson entrevistó a Javier Milei, el excéntrico candidato que puede ganar las próximas elecciones argentinas

Tras hablar con líderes en Hungría, Brasil y El Salvador, Carlson voló a Buenos Aires para conocerle. Tres expertos explican por qué
El candidato presidencial argentino Javier Milei por la coalición La Libertad Avanza sostiene una pancarta durante un acto de campaña en La Plata, Buenos Aires, Argentina, 12 de septiembre de 2023. REUTERS/Agustin Marcarian

El candidato presidencial argentino Javier Milei por la coalición La Libertad Avanza sostiene una pancarta durante un acto de campaña en La Plata, Buenos Aires, Argentina, 12 de septiembre de 2023. REUTERS/Agustin Marcarian

18th October 2023

En la víspera de las elecciones presidenciales argentinas, un candidato insólito tiene posibilidades reales de convertirse en el próximo presidente del país. Se llama Javier Milei, se define como un economista "anarcocapitalista" y es uno de los políticos más excéntricos que el mundo haya visto jamás. 

Con un corte de pelo que recuerda a Austin Powers y a menudo enfundado en una chaqueta de cuero, Milei fue portero de fútbol y es hoy un diputado argentino. Una biografía del periodista Juan Luis González reveló muchas de sus excentricidades, citando al propio candidato como fuente. 

Milei es dueño de cinco mastines ingleses, cuatro de ellos con nombres de economistas conservadores y todos clonados de Conan, su perro que murió en 2017. Según el libro, Milei logró clonar a Conan en Estados Unidos y asegura comunicarse con él en el más allá. También asegura estar en contacto con Dios, quien dice que le encomendó presentarse a presidente. 

Más importantes que las excentricidades de Milei son sus políticas, las cuales incluyen dolarizar la economía argentina, cerrar el Banco Central y recortar radicalmente el gasto público. El ascenso del candidato en las encuestas se ha visto impulsado por la inflación récord de Argentina y el descrédito de la clase política. Muchos medios alrededor del mundo lo describen como un populista de extrema derecha y su coalición política ha sido comparada con el partido español de extrema derecha Vox.

En este contexto, el presentador estadounidense Tucker Carlson llegó a Buenos Aires a mediados de septiembre para entrevistar a Milei para su nuevo programa. Carlson, que ha entrevistado tanto a Jair Bolsonaro como a Donald Trump, ha mostrado un gran interés en servir de plataforma a un cierto tipo de políticos, expandiéndose más allá de la política conservadora estadounidense: Bolsonaro en Brasil, Nayib Bukele en El Salvador, Viktor Orbán en Hungría, y ahora Milei en Argentina. 

Tucker Carlson: En directo desde Buenos Aires

Carlson introdujo su entrevista con Milei describiendo a Argentina como un "país desesperado", un retrato en el que muchos argentinos se reconocerán. Mientras que la mayoría de los países de América Latina crece a un ritmo constante, Argentina tiene la economía con peores resultados de toda la región: el valor de su moneda se ha desplomado, la tasa de inflación supera el 100%, uno de cada cuatro argentinos vive en la pobreza y la deuda nacional es el 85% de su PIB.

El ascenso de Milei en las encuestas no sorprende a Iván Schargrodsky, director del medio independiente Cenital. Schargrodsky atribuye la popularidad de Milei en parte a los fracasos del actual sistema político, pero también a su capacidad para liderar la reacción contra el feminismo y las políticas de identidad. 

“El feminismo, las políticas de memoria, las políticas de igualdad están apuntadas muchas veces en las políticas de las nuevas derechas y tienen que ver con un cierto y determinado resentimiento”, dice. Un buen ejemplo es el aborto, que Argentina legalizó en 2020.

A lo largo de la entrevista, tanto Milei como Carlson se dedican a atacar lo que consideran políticas de la "justicia social": el derecho al aborto, el cambio climático, "la agenda LGBT", el Ministerio de la Mujer argentino e incluso el Papa y la Iglesia católica. 

"Nunca se dejen seducir por el canto de sirenas de la justicia social", dice Milei en la entrevista como advertencia a los espectadores estadounidenses. "Hay que estar preparados y dar la batalla cultural día a día... porque [los socialistas] no tienen ningún problema en meterse dentro del Estado y aplicar las técnicas de Gramsci: seduciendo a artistas, a la cultura, a los medios de comunicación o metiéndose en los contenidos educativos".

Natalí Schejtman es periodista y profesora de la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires, y está de acuerdo en que parte de los votantes de Milei están descontentos con la ampliación de los derechos sociales. Schejtman subraya que muchos sólo están desencantados con los últimos gobiernos y son muy diversos en términos geográficos e ideológicos. También señala a los medios de comunicación como un factor clave en el ascenso de Milei en las encuestas. "Su popularidad le debe mucho a años de desfile por los medios de comunicación que difundieron su figura y sus ideas, en buena medida de manera acrítica", dice.

Tucker conoce el mundo

Con su estilo característico, Carlson preguntó a Milei si el movimiento contra el cambio climático es "parte de la misma agenda socialista", si "cree que el socialismo produce fealdad" y qué consejo le daría a Donald Trump para su candidatura a la Casa Blanca en 2024. 

A. J. Bauer, profesor adjunto de periodismo en la Universidad de Alabama, cree que Carlson está cada vez más interesado en fomentar la colaboración entre los movimientos conservadores de todo el mundo. Bauer es coautor del libro News on the Right: Studying Conservative News Cultures, que analiza el impacto de las figuras mediáticas en el movimiento conservador dentro y fuera de Estados Unidos.

"Carlson se ha dedicado especialmente a fomentar un diálogo global en la derecha diseñado para establecer conexiones con la idea de que una marea creciente levanta todos los barcos", afirma. "Tucker forma parte de un cambio mayor en la política conservadora de Estados Unidos".

La Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, en sus siglas en inglés), el encuentro conservador más destacado de Estados Unidos, se ha expandido al extranjero en los últimos años. En 2022, la CPAC celebró una conferencia en Budapest entre cuyos oradores principales se encontraban el húngaro Orbán, el líder de la extrema derecha española Santiago Abascal y Eduardo Bolsonaro, hijo del ex-presidente de Brasil. El propio Carlson también hizo una aparición a través de un mensaje grabado.

A principios de ese año, la organización se desplazó a Brasil para organizar otra conferencia que contó con invitados como el propio Bolsonaro, el líder ultraderechista chileno José Antonio Kast y el propio Milei como diputado argentino que preparaba su candidatura presidencial para 2023. 

"Veo el tipo de expansión tanto de la CPAC como de Tucker en el extranjero como algo relacionado con un estrechamiento general de las similitudes ideológicas de los movimientos de derecha en diferentes países y un creciente esfuerzo por colaborar", dice Bauer. 

Carlson ha entrevistado a Orbán en múltiples ocasiones y ha publicado un "documental" titulado Hungría contra Soros: Lucha por la civilización, que retrata al país como una utopía de derechas mientras repite como un loro teorías conspirativas antisemitas. Cuando entrevistó a Bolsonaro, los mismos temas de conversación salieron a relucir: la agenda "globalista", la política identitaria y los peligros de la izquierda en el poder. Más recientemente, Carlson también entrevistó al diputado polaco del Parlamento Europeo Dominik Tarczyński, miembro del partido populista de derechas Ley y Justicia. La entrevista gira en torno a cómo el político está "protegiendo a su país del cambio demográfico radical", en referencia a la reticencia del país a acoger refugiados musulmanes.

La influencia de Tucker  

En el marco de nuestro Digital News Report 2022, le pedimos a los encuestados que nombraran hasta cinco periodistas específicos a los que prestaran atención, utilizando una pregunta abierta en la encuesta. Entre los encuestados en Estados Unidos, Tucker Carlson fue la figura más mencionada. Sin embargo, estas cifras son anteriores a su inesperado despido de Fox News a principios de 2023. 

Desde entonces, Carlson emite un programa en X, la plataforma antes conocida como Twitter. Esto hace difícil saber quién es la audiencia de Carlson en este momento y cuán popular e influyente es. Bauer señala que ahora Carlson se encuentra en una posición más débil, ya que es menos probable que el público general lo busque en X. 

"Probablemente sabe que está llegando a un público más especializado", dice. "Incluso en este papel, puede seguir desempeñando un rol muy importante a la hora de establecer la agenda diciendo: 'Oye, puede que no hayas oído hablar de lo que está pasando en Argentina, pero este tipo tiene algunas ideas interesantes que tal vez deberíamos aplicar aquí en Estados Unidos'. Le veo cultivando el gusto ideológico entre su base de derechas en EEUU".

En el momento de escribir este artículo, la entrevista de Milei era el episodio más visto de la nueva serie de Carlson, con 150 millones de visitas más en X que su entrevista con Trump, según las propias cifras de audiencia de la plataforma.

A pesar de estos sorprendentes datos, el sello de aprobación de Carlson tendrá probablemente un efecto marginal en los resultados de las elecciones argentinas. A nivel nacional, la entrevista no ha sido particularmente significativa, dice Schargrodsky, pero le da a Milei una cierta estatura: "Lo más importante es que lo coloca en una constelación simbólica de liderazgos relevantes que tienen características similares. El lugar que le da es el de relevancia."

Mientras la entrevista ayuda a Milei a ganar relevancia internacional, Schejtman argumenta que le sitúa también en el contexto de la política occidental, dándole "un eje relevante" en Estados Unidos. "[Milei] le dice [a Carlson] en la entrevista, donde presupone una porción de audiencia estadounidense, que no va a hacer negocios con China o Rusia. Por lo que hay una dimensión estratégica y simbólica, además de un trampolín como otro líder de la ‘nueva derecha’", afirma.

Aunque algo desvaído, el perfil de Carlson sigue siendo relevante y sus entrevistas son útiles para entender hacia dónde se dirige el movimiento de derechas y cuáles son sus prioridades.

"Lo que estamos viendo es un auge del internacionalismo de derechas que no habíamos visto desde la Segunda Guerra Mundial", dice Bauer. "Parte de lo que la derecha intenta es crear fuertes distinciones amigo-enemigo, para básicamente relegar a todo el espectro de la izquierda, desde los liberales hasta los comunistas". 

En la entrevista de Carlson con Milei, se consideró "socialista" a todos los adversarios de las feministas radicales al Papa, para dejar claro que la adopción del socialismo en Argentina había generado pobreza, fealdad estética e incluso violencia. 

"Están tratando de construir una coalición de derechistas que discrepan ideológicamente en varios puntos", dice Bauer, "pero que están unidos" en su lucha contra un enemigo común y en su desdén por el socialismo, la justicia social y las políticas de identidad. Nos pusimos en contacto con Carlson para que hiciera una declaración, pero no recibimos respuesta a tiempo para este artículo.

Por qué importa la plataforma de Musk

No es ninguna sorpresa que voces como Tucker Carlson y el medio conservador The Daily Wire están gravitando hacia X. Desde que Elon Musk la compró, la plataforma se ha vuelto mucho más amigable hacia figuras de extrema derecha y ha visto un aumento en el discurso de odio según el Network Contagion Research Institute, con su propietario incluso involucrándose con instigadores de extrema derecha y teóricos de la conspiración. 

Musk incluso compartió la entrevista con sus 159 millones de seguidores calificándola de una "charla muy interesante que va mucho más allá de Argentina en los temas tratados." 

Para Schejtman, el entorno en el que se están produciendo muchas de estas entrevistas también refleja el estado del ecosistema mediático. “Hay una incipiente intención de unirse internacionalmente en ese plano, también con un mensaje común en contra del mainstream mediático que supuestamente los excluye”, dice. “Ya hay una conexión de las ideas y también pragmática de distintos candidatos de distintos países, con colaboradores y estrategias de comunicación política muchas veces compartidas.”