Periodismo, medios y tecnología: tendencias y predicciones para 2022

A delegate wears a VR headset at the media centre during the UN Climate Change Conference (COP26), in Glasgow, Scotland, Britain, November 4, 2021. REUTERS/Yves Herman

A delegate wears a VR headset at the media centre during the UN Climate Change Conference (COP26), in Glasgow, Scotland, Britain, November 4, 2021. REUTERS/Yves Herman

Resumen ejecutivo | 1. El negocio del periodismo va bien para algunos | 2. Estrategias de audiencias e innovación en medios | 3. La práctica del periodismo: redacciones híbridas, cambio generacional y nuevas agendas | 4. Regulación del Gobierno, privacidad y el futuro de las plataformas | 5. Lo que se avecina  | 6. Conclusiones | Metodología de la encuesta | Sobre el autor | PDF en inglés

Resumen ejecutivo 

2022 será un año de más cambios en un escenario mediático que ha sufrido al mismo tiempo una disrupción y un estímulo con la prolongada crisis del COVID-19. En cierto modo, tanto los periodistas como las audiencias han quedado agotados por la implacable intensidad de la agenda informativa y por los debates cada vez más polarizados sobre política, identidad y cultura. Este puede ser el año en que el periodismo se tome un respiro, se centre en lo básico y vuelva con más fuerza. 

En muchas partes del mundo, las audiencias de los medios han disminuido a lo largo de 2021: no es una situación ideal en tiempos en que la información rigurosa y fiable ha sido tan decisiva para la salud y la seguridad de la gente. Un desafío clave para los medios este año es captar otra vez a quienes se han alejado de las noticias y establecer relaciones más profundas con los consumidores habituales.

El cambio generacional también se mantendrá como un asunto fundamental, lo cual impulsará en los medios más reflexiones sobre diversidad e inclusión, sobre agendas emergentes como el cambio climático y la salud mental, y sobre cómo deben comportarse los periodistas en las redes sociales.

En el aspecto empresarial, varios medios tradicionales siguen centrados sin descanso en acelerar la transformación digital, ya que el incremento de los costes del papel y la energía amenazan con volver insostenible el negocio impreso en algunos países. Cobrar por las noticias online es el destino final para muchos, aunque se espera que la fatiga de las suscripciones limite el progreso, especialmente si empeoran las condiciones económicas.

Tras un período en el que los ingresos por publicidad digital se fueron a las grandes plataformas, los medios tienen la oportunidad de obtener mejores resultados este año. Las normas de privacidad más estrictas que acotan los datos de terceros, junto con la preocupación por la desinformación, ya han comenzado a impulsar el retorno hacia los medios confiables. Sin embargo, la publicidad sigue siendo un negocio competitivo y complicado: no todos los medios prosperarán.

Mientras tanto, los diálogos sobre regulación de las plataformas cobran importancia este año, ya que la Unión Europea y algunos gobiernos intentan ejercer más control sobre los gigantes tecnológicos. De todos modos, las tecnologías de última generación como la inteligencia artificial (IA), las criptomonedas y el metaverso (mundos virtuales o semivirtuales) ya dan forma a un nuevo conjunto de retos para las sociedades, así como nuevas oportunidades para conectar, informar y entretener.

¿Cómo ven los líderes de los medios este año?

  • Casi seis de cada diez encuestados (59%) dicen que sus ingresos se incrementaron en el último año, pese a que más de la mitad (54%) también dice que el tráfico de sus medios cayó o que tuvieron el mismo número de páginas vistas. Los medios reportan que la publicidad digital ha explotado porque más gente compra online y los ingresos por suscripciones también han crecido.
  • Tres cuartas partes (75%) de nuestra muestra de editores y líderes digitales dicen confiar en las perspectivas de sus compañías para 2022, aunque menos (60%) dicen lo mismo sobre el futuro del periodismo en general. Las inquietudes se relacionan con la polarización de las sociedades, los ataques al periodismo y a la libertad de prensa, y la sostenibilidad económica de las publicaciones locales.
  • Más medios planean avanzar este año con estrategias de suscripciones o de membresías. La mayoría (79%) sostiene que será una de las prioridades más importantes, por delante de la publicidad display o nativa. Al mismo tiempo, a muchos encuestados (47%) les preocupa que los modelos de suscripción impulsen un periodismo que atienda en exceso a las audiencias más ricas y educadas y deje atrás al resto de los ciudadanos.
  • Los directivos dicen que, en promedio, tres o cuatro vías diferentes de ingreso serán importantes o muy importantes este año. Casi tres de cada diez (29%) esperan obtener ingresos significativos de parte de las plataformas tecnológicas, ya sea por contenidos o por innovación, mientras que un 15% recurre a los fondos y fundaciones de filantropía: en ambos casos, las cifras son superiores a las del año anterior. 
  • Con mayores regulaciones en el aire, tanto sobre el poder del mercado como sobre el impacto social de las compañías tecnológicas, existen expectativas mixtas de que las acciones gubernamentales mejoren las perspectivas del periodismo. Alrededor de cuatro de cada diez (41%) consideran que las intervenciones políticas podrían ayudar; más de un tercio (34%) piensa que no supondrían ninguna diferencia y una cuarta parte (25%) dice que podrían empeorar las cosas. 
  • Los ejecutivos dicen que este año prestarán menos atención a Facebook (una puntuación neta de -8) y Twitter (-5) e incrementarán los esfuerzos en Instagram (+54), TikTok (+44) y YouTube (+43), tres redes populares entre la gente joven. Al mismo tiempo, muchos medios endurecerán sus normas sobre cómo deben comportarse los periodistas en las redes sociales. Según nuestra encuesta, la mayoría considera que los periodistas deben limitarse a informar en Twitter y Facebook, y sienten preocupación frente a las opiniones personales porque pueden minar la confianza. 
  • A medida que el impacto del cambio climático se torna más apremiante, la industria periodística sigue sin certezas sobre cómo lidiar con este asunto complejo que toca muchos ámbitos. Sólo un tercio de los encuestados (34%) dicen que la cobertura en general es buena, incluso considerando que su propio trabajo ha sido mejor (65%). Afirman que es difícil lograr que las audiencias convencionales se fijen en un tema que se mueve lentamente y a menudo puede provocar desánimo. A su vez, esto complica defender la contratación de reporteros especializados, cuya tarea resulta necesaria para explicar el asunto y darle vida.
  • En términos de innovación, este año es esperable un regreso a lo básico. Dos tercios de nuestra muestra (67%) dicen que dedicarán más tiempo a iterar y mejorar productos existentes para hacerlos más veloces y eficaces. Apenas un tercio (32%) indica que la prioridad será lanzar productos nuevos y extensiones de marca. Sostienen que el principal obstáculo para la innovación es la falta de dinero debido al complicado contexto económico y la dificultad para atraer y retener personal técnico.
  • Los ejecutivos especifican que destinarán más recursos al podcast y al audio digital (80%) y a los boletines informativos (70%), canales que han demostrado su eficacia para aumentar la fidelidad y generar suscriptores. Por otro lado, sólo un 14% admite que invertirá en plataformas de voz y apenas 8%, en crear aplicaciones para el metaverso como realidad virtual y realidad aumentada.
  • Los medios continúan apostando por la inteligencia artificial como vía para ofrecer experiencias más personalizadas y mayor eficiencia de producción. Más de ocho de cada diez dicen que estas tecnologías serán importantes para mejorar la recomendación de contenidos (85%) y la automatización en las redacciones (81%). Más de dos tercios (69%) consideran que la IA es fundamental desde lo empresarial para atraer y retener clientes.

Otros posibles desarrollos en 2022

  • Algunas empresas periodísticas se agrandarán este año a través de una oleada de adquisiciones, en busca de añadir escala y valor a sus negocios de suscripciones o publicidad. Algunas compañías nativas digitales de perfil alto cambiarán de dueños. 
  • El creciente poder de la “economía de los creadores” seguirá impactando en el periodismo, directa o indirectamente. El contenido de los creadores (celebridades e influencers, por ejemplo) llamará la atención de los medios y las plataformas brindarán más herramientas para cobrar por contenidos, lo cual abrirá oportunidades para periodistas individuales y para cooperativas.
  • En las redes sociales orientadas a jóvenes se producirá un regreso de los videos de corta duración, gracias a la innovación de los creadores. Se espera que los medios adopten más estas técnicas en 2022, junto con el crecimiento de las plataformas de streaming como Twitch, para dar forma a otro "giro hacia el vídeo".  
  • Habrá más ejemplos notorios de periodistas quemados por el estrés del incesante ciclo de noticias, el trabajo a distancia y el aumento del autoritarismo. Los medios explorarán formas de ofrecer apoyo.
  • La nueva red social de Donald Trump, llamada Truth Social (verdad social), inevitablemente producirá titulares cuando se lance este año. Se perfila como posible foco para el discurso de odio, los piratas informáticos y otros agitadores.
  • Este puede ser el año en el que los medios comiencen a trabajar más en conjunto para hacer frente a los retos de las audiencias y las plataformas. Habrá que estar atentos a las iniciativas de presión en torno a regulaciones, a publicidad y registro digital común, a investigaciones en alianza y al mayor intercambio de contenidos. 
  • En cuanto a la tecnología, se vislumbra una proliferación de nuevos dispositivos (como auriculares de realidad virtual y gafas inteligentes), componentes básicos para el metaverso, así como nuevas formas de interactuar en el trabajo. El entusiasmo por las criptomonedas y los NFT (activos no fungibles) continuará creciendo, aunque sus beneficios prácticos sigan siendo difíciles de discernir

1. El negocio del periodismo va bien para algunos 

Una de las principales sorpresas de nuestra encuesta este año es el aumento de los ingresos que reportan varios medios. Más de la mitad de la muestra (59%), que incluye empresas centradas tanto en suscripción como en publicidad de más de 50 países, afirma que los ingresos generales se han incrementado y sólo el 8% dice que la situación ha empeorado. Esto ocurre a pesar de la pandemia que aún no termina y de la mayor erosión de las fuentes tradicionales de ingresos, como los productos impresos. 

En muchos sentidos, se trata de un testimonio de la capacidad de adaptación que tiene un sector que en los últimos 18 meses ha acelerado nuevas vías de ingresos digitales como las suscripciones, el comercio electrónico y los eventos online, y que además ha empezado a obtener importantes ingresos por licencias que pagan sobre todo las plataformas tecnológicas. Para todos los ejecutivos, el elemento clave de este panorama ha sido el fuerte repunte de la publicidad digital, ya que durante la pandemia los consumidores trasladaron sus gastos al entorno online. Según GroupM, la publicidad digital creció en 2021 al ritmo más rápido de su historia (30% interanual) y ahora representa alrededor de dos tercios (64%) de toda la inversión publicitaria.1

Vale la pena recordar que muchos directivos no representados en nuestra encuesta continúan dependiendo de fuentes tradicionales de ingresos que están en declive, como los productos impresos e incluso la radiodifusión. Y para quienes no cuentan con un camino digital claro por delante, el panorama es aún extremadamente difícil. 

Al mismo tiempo, según datos del sector, el consumo general de noticias online ha disminuido significativamente en algunos países, incluyendo el Reino Unido y Estados Unidos después de los dramas de la era Trump. La naturaleza incesante y desalentadora de las noticias ha sido un factor, y muchas personas acuden a las redes sociales y a los servicios de streaming en busca de entretenimiento y distracción.

En nuestra encuesta, que abarca un amplio abanico de países, hallamos un panorama más variado. Aunque la mayoría (54%) afirma que el tráfico de los sitios de noticias se mantiene o disminuye, más de cuatro de cada diez (44%) dicen que ha aumentado.

En general, la mayoría de los editores (73%) se muestran optimistas con respecto al año por delante. Pese a algunas caídas del tráfico, los periodistas sienten que su papel es más valorado por las audiencias y que el aspecto comercial tiene una base más sólida.

El periodismo ya no se da por sentado. El sector se está explicando mejor y el dinero fluye proporcionalmente al crecimiento económico.
David Walmsley, director del Globe and Mail, Canadá

Los niveles de confianza en el periodismo en general están un poco más bajos (60%), especialmente en países donde hay polarización política y debilidad económica y donde los periodistas reciben agresiones:

El poder de los gobiernos contra la prensa libre o el periodismo está creciendo en América Latina, sobre todo en México. El presidente puede decir cualquier cosa, incluso mentir abiertamente, y la prensa que desacredita o explica la mentira tiene poco efecto [en comparación].
Periodista de alto rango, México

Retomaremos las presiones sobre los reporteros más adelante en este informe.

1.1 Maduran los modelos de suscripciones y membresías

Una parte clave de la confianza de los ejecutivos se debe al continuo crecimiento de los modelos de suscripción y membresía durante la pandemia. El New York Times ha declarado 8,4 millones de suscripciones, de las cuales 7,6 millones son digitales: está en camino a conseguir su objetivo de 10 millones para 2025. Para muchos de los pioneros, los ingresos digitales ya sobrepasan los del impreso y varias marcas pueden vislumbrar cómo ir hacia un futuro sostenible. Pero lo mismo ocurre en otros medios más pequeños, nativos digitales con ingresos significativos de los lectores, como el Dennik N de Eslovaquia, elDiario.es de España, Malaysiakini de Malasia, Zetland de Dinamarca y el Daily Maverick de Sudáfrica.

La oportunidad para crecer a nivel empresa está allí para nosotros. Teniendo un modelo de ingresos sostenible, ahora vemos el camino y las perspectivas claramente.
Styli Charalambous, CEO, Daily Maverick, Sudáfrica

De acuerdo con nuestra encuesta, en los medios privados las suscripciones se mantienen como la prioridad número uno en 2022 (79%), por delante de la publicidad de display (73%) y la publicidad nativa (59%), los eventos (40%) y los fondos de las plataformas (29%), una opción que ha crecido significativamente durante el último año.

Aún se desconoce si los modelos de suscripción funcionarán para todos. Publicaciones como BuzzFeed y Vox están buscando alternativas y trabajan con una serie de empresas para obtener más escala. Estos medios siguen viendo su futuro con una mezcla de modelos, desde la publicidad hasta el comercio electrónico e incluso también el pago de lectores. De nuevo nuestra encuesta evidencia que no hay un modelo único para todos. Muchos aún tienen a la publicidad como foco principal y los medios privados señalan, en promedio, tres o cuatro fuentes de ingresos diferentes como importantes o muy importantes este año. 

Los modelos gratuitos también serán importantes para garantizar que las noticias no son sólo para las élites. A casi la mitad de los ejecutivos (47%) les preocupa que el modelo de suscripción esté empujando al periodismo a atender en exceso a las audiencias más ricas y educadas, dejando atrás al resto. Muchos líderes de servicios públicos de radiodifusión y otros medios comprometidos con el periodismo abierto se encuentran entre quienes no están de acuerdo con esta afirmación, pero nuestra investigación deja en claro que incluso en esas organizaciones cuesta conectar online con los grupos más jóvenes y menos educados.3

¿Qué pasará este año?

Iniciativas de acceso abierto: se espera que surjan más ofertas para quienes provienen de entornos desfavorecidos, como respuesta a las críticas sobre la creciente desigualdad informativa. El Daily Maverick de Sudáfrica tiene una opción de membresía denominada "paga lo que puedas" y elDiario.es de España permite que algunos miembros no paguen nada. En Portugal, se utilizaron fondos de la lotería para financiar 20.000 suscripciones gratuitas a ocho medios. El semanario Visão otorgó algunas de ellas a personas mayores que asistían a la Universidad de la Tercera Edad, mientras que Público se concentró en los desempleados y Correio da Manhã en quienes viven en hogares de ancianos. Otros, como Politiken de Dinamarca, buscan ampliar los programas que brindan acceso gratuito a estudiantes.

Hacer las suscripciones más accesibles

Maverick Insider
Maverick Insider – a slider to pay what you can afford
Portuguese publications
Free subscriptions via the Portuguese lottery

Contrarrestar la fatiga de las suscripciones mediante extensiones de productos y paquetes: será una misión clave para muchos medios que pretenden retener a los suscriptores que ganaron durante la pandemia. Una acción probable es ofrecer precios reducidos y diferenciales, especialmente si la economía se complica. Otros piensan desarrollar nuevos productos premium para fomentar la conexión. El New York Times ha liderado con el éxito de sus aplicaciones de crucigramas y cocina. Ahora colocó detrás del muro de pago a Wirecutter, su sitio de revisión de productos, y también ha comenzado a ofrecer sólo a suscriptores ciertos boletines que solían ser gratuitos, entre ellos los de estrellas como Kara Swisher.4 Finalmente, hay medios que buscan lanzar paquetes de pago con podcasts y audiolibros.

1.2 La economía de los creadores y la batalla por el talento

En los últimos años hemos visto la confluencia de dos ideas poderosas. La primera es la necesidad de que se pague por el periodismo online y la segunda, que los reporteros quizá deban comportarse más como influencers sociales mientras construyen relaciones y comunidades. 

Estas ideas se plasman en plataformas recientes como Substack, que junto con los nuevos productos de las grandes compañías tecnológicas han permitido que autores individuales, creadores de podcasts y videoblogs ganen importantes cantidades de dinero, lo cual ha inyectado aire fresco a la llamada "economía de los creadores". En noviembre, Substack anunció el hito del millón de suscripciones de pago, y las principales figuras ganaban sumas de seis cifras gracias a esta plataforma centrada en los boletines informativos.5 Tanto Facebook (Bulletin) como Twitter (Revue) han lanzado sus productos para competir con Substack, además de otras iniciativas para incentivar a los creadores. Twitter, por ejemplo, lanzó en septiembre de 2021 una función de suscripción llamada Super Follows (tuits extra, por ejemplo) que ayuda a que los creadores ganen dinero de sus seguidores más involucrados.6 Facebook presentó las suscripciones de fans y las estrellas, mecanismos que proporcionan recompensas económicas para el contenido más atractivo. Por su parte, las plataformas de podcast habilitan funciones similares con una oferta de suscripción o donación además del servicio gratuito. Estos desarrollos establecen una nueva dinámica en torno a quién gana atención y qué contenido puede priorizarse en los próximos años.

Twitter Super Follows, Facebook Stars, y suscripciones a podcasts y boletines

Social media images

¿Qué pasará este año?

Medios convencionales vuelven a la caza: si la tendencia de 2021 fue que los autores estrella se establecieran por su cuenta, este año es posible que veamos más movimientos en la dirección opuesta. No a todos les ha resultado fácil desarrollar rápidamente una audiencia, y las empresas tradicionales buscan captar talento para alimentar los canales de suscripción. The Atlantic, por ejemplo, preparó un conjunto de nuevos boletines que incluyen firmas como Charlie Warzel, quien operaba su boletín Galaxy Brain en Substack. Estos autores pueden seguir ganando dinero independientemente con podcasts y apariciones personales, en tanto que sus seguidores obtienen un año de acceso gratuito a The Atlantic y después deberán suscribirse.

Colectivos periodísticos como hogares de transición: este año es posible que veamos más compañías tratando de mezclar la infraestructura de los medios tradicionales con la libertad y las recompensas económicas que se pueden hallar trabajando por cuenta propia. 

Puck es una empresa emergente fundada por Jon Kelly, ex-editor de Vanity Fair, que ha reunido un equipo para cubrir Silicon Valley, Hollywood, Washington y Wall Street. “Hay un grupo de periodistas de elite que quieren tener una conexión directa con las grandes audiencias que han acumulado en las redes sociales”, dice Kelly.7 Los socios fundadores son dueños de una parte del negocio, pero también reciben bonificaciones en función de las suscripciones y las ventas de publicidad que generan. Por una tarifa anual, los usuarios acceden a boletines sobre diversos temas y con un pago extra también pueden participar de eventos y contactos personales con los autores. 

La remuneración de autores vinculadas a las suscripciones: es probable que esto se convierta en un tema cada vez más polémico en 2022, ya que los medios dependen más del talento de las estrellas para generar ingresos de los lectores. Puck cuenta con un algoritmo para recompensar a quienes generan más ingresos, pero la transparencia y la ecuanimidad se pondrán a prueba. Casey Newton, figura de Substack, cree que las empresas deberán ofrecer ingresos compartidos en boletines o patrocinios de videos o anuncios en podcasts: “Espero muchas peleas entre periodistas que se creen con derecho a experimentar con Super Follows y otras herramientas de monetización de creadores y los medios que las quieren cerrar".8 

Toda esta actividad produce más y más contenidos, pero la gran pregunta es si hay suficiente gente con suficiente interés como para pagar más allá de los autores y presentadores de los podcast estrella.

1.3 Un año decisivo para los medios digitales

No hace tanto tiempo, BuzzFeed y otros medios nativos digitales como Vox y Vice parecían el futuro del negocio periodístico. Las valoraciones se dispararon gracias a una generación de reporteros que se sentían cómodos con la cultura digital e inventaron una serie de formatos que acompañaban el creciente entusiasmo de los usuarios por el consumo social. 

Sin embargo, este modelo de acceso abierto y apoyado en la publicidad se ha visto afectado por los varios cambios del algoritmo de Facebook, agravados por la crisis del coronavirus. Algunas de las estrellas de los medios digitales (Ezra Klein y Ben Smith, por ejemplo) volvieron a los medios tradicionales y muchos inversores de capital riesgo quieren recuperar su dinero. Ahora aquellos protagonistas de la disrupción se hallan atrapados en una batalla por las audiencias generalistas con los resurgidos medios tradicionales y con las plataformas por los dólares de la publicidad.

¿Qué pasará este año?

Los nativos digitales apuestan por la escala: el fundador de BuzzFeed, Jonah Peretti, lleva años planteando que los medios digitales deben consolidarse para tener más influencia con los anunciantes y competir con el dominio publicitario de Facebook y Google. La salida a bolsa de BuzzFeed, que se completó en diciembre de 2021, proporcionó los fondos necesarios para adquirir Complex, la editorial digital dedicada a estilo de vida, tras la compra del HuffPost el año anterior.9 Ahora las miradas se posan en Vice, Vox y Bustle, que contemplan movimientos similares. En 2019 Vox adquirió New York Magazine y sus sitios web, y acaba de comprar Group Nine, propietaria de múltiples marcas como NowThis y PopSugar. Antes de que termine el año podemos esperar más actividad de fusiones y adquisiciones, aunque tal vez no la megafusión que se predijo años atrás. 

Los medios tradicionales piensan en adquisiciones para impulsar su crecimiento: los más grandes buscarán marcas digitales que puedan añadir valor a sus paquetes de suscripción y aportar diferentes tipos de audiencias. Axel Springer compró Politico el año pasado por unos 1.000 millones de dólares y el New York Times acaba de convenir el pago de 550 millones de dólares por The Athletic, que cuenta con más de un millón de suscriptores gracias a la profundidad de sus reportajes en múltiples nichos deportivos.10

Start-ups locales impulsadas por nuevos modelos: a nivel local, cabe esperar que este año crezcan las empresas emergentes de bajo coste, centradas en el lector y construidas sobre plataformas de boletines como Substack, que ayudan a eliminar los costes tecnológicos y de infraestructura. The Manchester Mill, que surgió en el apogeo de los confinamientos por la pandemia, ha generado casi 1.000 suscriptores que pagan 7 libras al mes para obtener periodismo de calidad que se entrega principalmente mediante newsletter. El medio pone a disposición cierta cantidad de contenido gratuito que le da una cantidad mucho mayor de lectores, y ahora tiene un producto impreso. Los seguidores más conectados participan en un grupo de Facebook con el equipo editorial, donde proporcionan ideas para las historias. Y también hay un podcast.11 

El Sheffield Tribune, un emprendimiento hermano, ha conseguido unos 300 suscriptores y otro denominado The Post acaba de lanzarse para cubrir Liverpool. 

Mientras tanto, en Estados Unidos, Axios tiene planes de ampliar su modelo de boletines a 25 ciudades para mediados de 2022, y a 100 poco después. Los periodistas informarán de las noticias de cada lugar, harán que los funcionarios locales rindan cuentas y ofrecerán consejos sobre distintas actividades. Axios espera que este modelo apoyado por los lectores (con una membresía) pueda llegar a "todas las comunidades de EEUU".

2. Estrategias de audiencias e innovación en medios 

Después de la conmoción por la pandemia, el estado de ánimo clave en nuestra encuesta de este año, en términos de desarrollo de productos, parece girar en torno a la consolidación. Aunque unos medios se centran en la publicidad y otros en suscripciones, el éxito de ambos modelos depende en última instancia de una mayor relación con las audiencias mediante sitios web, aplicaciones, boletines y podcasts. 

En cuanto a la innovación orientada a las audiencias, los principales esfuerzos se destinarán a los podcasts y a otros tipos de audio digital (80%), y también a la creación y renovación de boletines informativos (70%) y el desarrollo de formatos de video digital (63%). En cambio, aparecen muy en segundo plano las "novedades brillantes" que implican tecnologías no del todo maduras aún, como las aplicaciones para voz (14%) y el metaverso (8%).

2.1 Audio en todas partes

El creciente consumo de audio digital tiene ya unos años como tendencia, impulsada por la combinación de teléfonos inteligentes, mejores auriculares e inversión en podcasts por parte de plataformas como Spotify, Google y Amazon. Pero en el último año hemos asistido al rápido desarrollo de una gama mucho más amplia de formatos digitales: por ejemplo, los artículos de audio, los flashes informativos y los mensajes de audio, junto con formatos en directo como el audio social.

Se ha documentado bien el auge (y la caída) de Clubhouse, conocida como la primera "red social de los auriculares” (AirPods). Pero casi todas las principales plataformas, como Twitter (Spaces), Facebook (Live Audio Rooms) y Reddit (Talk), produjeron rápidamente clones para que sus usuarios pudieran crear debates y eventos espontáneos. Todavía no se sabe si el público encontrará un atractivo en estas funciones o si serán una moda pasajera.

En general, las plataformas están invirtiendo en herramientas que permiten crear y editar breves historias en audio, lo cual genera otra capa en la “economía de los creadores”. Facebook/Meta tiene "Soundbites", un nuevo formato de audio creativo y breve para sus productos: una especie de TikTok para audio.

El audio será un medio de primera clase. De vez en cuando, aparece un medio nuevo que puede ser adoptado en un montón de áreas diferentes.
Mark Zuckerberg, CEO de Facebook12

Mientras tanto, la comunicación y los mensajes de audio ganan terreno y encuentran hogar en una serie de aplicaciones vinculadas a distintos temas, desde la gastronomía hasta las citas. Los mensajes cortos de audio en los perfiles de la aplicación de citas Hinge han añadido una sensación de personalidad más allá de las fotos y las biografías, y muchos se han vuelto virales.13

Clubhouse, Facebook soundbites y notas de voz en la app de citas HingeClubhouse and Hinge

Implicaciones para el periodismo

Las inversiones que hacen las plataformas en audio abren la posibilidad a cualquiera que tenga un teléfono inteligente y algo para contar, lo cual probablemente cause a los medios una serie de problemas ya conocidos: más contenido significa más competencia por la atención, y esto puede dificultar que se destaque el contenido profesional. Por otro lado, también puede estimular la escucha en general y de este modo se generan más oportunidades de consumo y conexión. Para las plataformas surgirán nuevos desafíos sobre moderación de contenidos en un entorno aún más difícil de controlar que el textual. 

En nuestras conversaciones sobre las tendencias y las predicciones, queda claro que muchos ejecutivos creen que el audio ofrece mejores oportunidades tanto de conexión como de monetización con respecto a las inversiones similares en texto o video. Al menos en Estados Unidos, los CPM (coste de un anuncio por cada mil usuarios) de los podcasts se han mantenido a flote durante la pandemia: el New York Times ganó 36 millones de dólares gracias a los anuncios en sus podcasts, según sus resultados de 2020.14 Sin embargo, resulta igualmente importante el valor en términos de marketing y para atraer nuevas audiencias. Tortoise Media, que ha apostado fuertemente por el audio, terminó 2021 con “Sweet Bobby” como el podcast número 1 en las listas de Apple en Estados Unidos, lo que permitió expandir el conocimiento de la marca, incluyendo al muy buscado segmento de oyentes jóvenes.

¿Qué pasará este año con el audio?

Más medios buscan convertirse en destinos de audio: con la centralidad del audio, queda servida la batalla entre las plataformas y los medios para controlar la experiencia completa del cliente. El New York Times tiene previsto lanzar este año un producto de escucha que tendrá narraciones de artículos de Audm, incluyendo artículos de la competencia, y programas de Serial Productions. Se trata de dos empresas que el periódico compró en 2020. También es probable que incluya el archivo de 25 años del programa de la radio pública This American Life y posiblemente una esperada versión vespertina de The Daily, el exitoso podcast que cuenta con más de 20 millones de oyentes mensuales. En el desarrollo de la aplicación, el Times ha trabajado para identificar momentos clave en los que la gente puede estar abierta para experiencias de audio solo, y el análisis muestra que la oferta actual (en azul) es apenas una punta del iceberg.

La nueva app de audio del NYT empezó identificando momentos del día que podrían ser propicios para gran contenido de diferente duración

NYT audio

La nueva aplicación puede acabar formando parte del paquete de suscripción del Times, o al menos en una capa premium del paquete. Esta es otra razón clave por la que el audio se considera importante estratégicamente: puede brindar alcance, fidelización e ingresos en igual medida. Tras adquirir la plataforma sueca PodMe, Schibsted también crea productos de audio gratuitos y premium en los países nórdicos y afirma que el audio (que incluye podcasts, libros y contenidos breves) es ahora una parte fundamental de su estrategia general. 

En otros lugares, algunas emisoras públicas se plantean acoger contenidos de podcast de otros medios y por un tiempo deciden no entregar sus mejores contenidos a las grandes plataformas tecnológicas.

Segunda vuelta para las plataformas de podcast de pago: las opciones de pago de Apple y Spotify abrirán el mercado este año tanto para los creadores individuales como para los medios. A diferencia de Apple, en los primeros dos años Spotify no se llevará un porcentaje, en un intento por convocar a los mejores talentos. Una posibilidad es ofrecer una mezcla de contenidos gratuitos y de pago, incluyendo episodios extra para los más entusiastas. Sin tanto ruido, las plataformas independientes también dan forma a sus alternativas, especialmente en los mercados más pequeños. Podimo cuenta con más de 100.000 suscriptores de pago para contenidos de alta calidad en idioma local en países como Dinamarca, Noruega, Alemania y España, y ha conseguido financiación para expandir un modelo en el que comparte los ingresos de las membresías con quienes crean los contenidos. Sin embargo, tanto los medios como las plataformas pretenden los mejores contenidos exclusivos, entonces es de esperar que los precios suban este año, sobre todo para las grandes estrellas.

2.2 Otro giro hacia el vídeo

El primer giro hacia el video en parte fue impulsado por los nuevos formatos de las redes sociales, como Facebook Live. Pero se desvaneció velozmente cuando las plataformas perdieron interés. Ahora el video en directo recupera el auge, en parte impulsado por las conferencias de prensa sobre la pandemia y por acontecimientos dramáticos como el asalto al Capitolio en Estados Unidos, mientras que el video de formato corto se ha visto revitalizado por la creatividad y el crecimiento dinámico de TikTok. 

Los medios intensifican su inversión; la NBC, por ejemplo, ha añadido 200 puestos laborales y varias horas de programación para su servicio NBC News NOW, que también alimenta el servicio de streaming Peacock.15 Además, ha invertido fuerte en videos cortos para llegar a decenas de millones de espectadores de la generación Z mediante su programación “Stay Tuned” en Snapchat. 

Entretanto, TikTok afirma que su alcance ya supera las mil millones de personas en todo el mundo. Los usuarios han quedado cautivados por una mezcla de música y humor (y noticias) que impulsa el potente feed "For You" (para ti), generado por un algoritmo que aprende qué es lo que le gusta al usuario. A su vez, este éxito motivó que YouTube y Facebook desarrollaran sus imitaciones (Shorts y Reels), lo que alimentó aún más la creación y promoción de este tipo de contenidos. 

Nuestro Digital News Report 2021 reveló que TikTok llega a una cuarta parte de los menores de 35 años (24%) y el 7% consume noticias en la plataforma (los números son más altos en partes de Asia y Sudamérica). De todos modos, el informe también halló que cuando se trata de noticias la gente presta atención principalmente a influencers y celebridades, lo que plantea dudas sobre si periodistas y medios deben participar en esta plataforma y en todo caso, cómo deben hacerlo.16

¿Por qué importa esto para el periodismo?

Los medios se preocupan cada vez más por cómo atraer a las audiencias más jóvenes y muchos ven a los formatos de videos nativos como parte de la respuesta. La cadena pública sueca SVT es ahora el destino número uno para una cuarta parte de los suecos de entre 20 y 29 años (26%); en 2017 era apenas el 9%. Gran parte del cambio se debe a la inversión en una serie de formatos de vídeo pensados para móviles, que van al grano rápidamente o abordan temas poco tradicionales.17 Otras emisoras públicas, como la alemana ARD, han experimentado creando más contenidos de video a medida para plataformas de terceros como TikTok e Instagram. 

En nuestra encuesta vemos un claro cambio de dirección en cuanto a qué plataformas se priorizan este año. Los ejecutivos afirman que pondrán mucho más esfuerzo en Instagram (puntuación neta de +54), TikTok (+44) y YouTube (+43), redes líderes en contenidos visuales y de vídeo, y menos en plataformas generales como Twitter (-5) y Facebook (-8).

¿Qué pasará este año en el vídeo?

Los influencers construyen audiencias masivas mediante plataformas como Twitch: el español Ibai Llanos cuenta con 7 millones de seguidores en la plataforma Twitch y tuvo la primera entrevista con el futbolista Lionel Messi tras su incorporación al Paris Saint Germain, por delante de los periodistas tradicionales. Más de 300.000 personas observaron la transmisión original y muchos más accedieron a demanda. Llanos es un ejemplo de una nueva generación de estrellas emprendedoras que crean y monetizan sus comunidades en distintas redes. Los políticos también buscan interactuar en una plataforma que es particularmente popular entre los fanáticos de los deportes electrónicos (e-sports) y los hombres jóvenes.

El primer ministro francés y Lionel Messi en Twitch
Twitch

Las noticias en TikTok siguen siendo un campo de batalla: una start-up española les muestra el camino a los medios que intentan descifrar el secreto de los videos breves de TikTok. Con un servicio que incluye un resumen de un minuto con las principales historias, Ac2ality ha reunido cerca de 3 millones de seguidores en TikTok: esto es más que el Washington Post y la BBC combinados. Si hay más noticias en TikTok, también es de esperar que aparezca más desinformación. El Institute for Strategic Dialogue recientemente rastreó la desinformación sobre las vacunas en esta plataforma y halló que alrededor de 100 posts recibieron más de 20 millones de vistas gracias al poderoso algoritmo de TikTok y sus funciones de audio únicas, diseñadas para la viralización.18 A algunos observadores continúa preocupando la posibilidad de que la plataforma china tome un enfoque distinto al de sus competidores estadounidenses en cuanto a la moderación de asuntos políticamente sensibles.

News Movement es una start-up que surgió para contrarrestar la desinformación en TikTok y otras plataformas. La fundaron ex-ejecutivos de Dow Jones y la BBC, y su servicio pretende brindar en 2022 información confiable y objetiva a audiencias masivas en las redes sociales, con textos accesibles y explainers en video. Trabajan allí jóvenes periodistas y concentran sus esfuerzos en TikTok, Instagram, YouTube, Facebook y Twitter.

Ac2ality y The News Movement informan en TikTok
Ac2ality and News Movement

Despegan las compras en redes sociales: este año es esperable hallar noticias mezcladas con más compras online, ya que Instagram, TikTok y Snap se vuelcan al comercio electrónico. Desde ropa deportiva a maquillaje, los consumidores buscan, encuentran y compran cada vez más en las redes sociales: sólo en Estados Unidos, se estima un crecimiento de las ventas anuales de 36.000 millones de dólares a 50.000 millones en 2023, de acuerdo con la empresa de investigación eMarketer.19 Algunos medios quieren sacar tajada: NBCUniversal experimenta con un programa en Instagram, mientras que TikTok ha acogido en el Reino Unido un evento en directo que duró dos días, con influencers, música y un concurso de preguntas. Además, Snap invierte en tecnología de realidad aumentada para que sus usuarios prueben virtualmente objetos como relojes y joyas.

La gran cuestión es si algo de esto podrá funcionar para los medios. Los intentos anteriores para generar ingresos con videos cortos en redes sociales han sido un fracaso. El comercio electrónico funciona mejor para medios con contenidos sobre estilo de vida y es difícil cobrar por las noticias de última hora. Pese a esto, la CNN ha tomado la atrevida decisión de poner su transmisión en directo detrás del muro de pago como parte del servicio CNN+ que incluye programas exclusivos a la carta. En 2022 muchas otras emisoras estarán pendientes de cómo funciona esto.

2.3 Los medios identifican los obstáculos a la innovación

La mayoría de los encuestados comprende que el foco principal este año debe ser iterar y mejorar productos existentes (67%), en lugar de invertir en nuevas tecnologías o servicios (32%). En parte, esto ocurre porque los medios cuentan con menos dinero disponible para inversiones riesgosas, pero también porque ahora tienen un camino claro donde se han establecido. Un buen punto de partida es asegurar que los productos digitales existentes sean tan sólidos y atractivos como los que ofrecen las plataformas tecnológicas. A menudo, los productos informativos no lo han logrado.

En cuanto a iniciativas específicas, varios medios mencionan la necesidad de reemplazar aplicaciones, optimizar los canales de suscripción y actualizar la infraestructura de datos. Aunque la mayoría se concentra en lo básico, también encontramos una pequeña minoría vanguardista y bien financiada que impulsa fuertemente su crecimiento, reforzando sus modelos de negocio con extensiones de marca y adquisiciones. El New York Times ha encontrado el crecimiento con la gastronomía, los crucigramas y las compras online, y otros piensan adoptar enfoques similares.

La innovación se está convirtiendo en una parte más importante de nuestra estrategia de crecimiento a medida que intentamos ir más allá de lo básico.
CTO de un medio con suscripciones de éxito

Barreras a la innovación en 2022

Los ejecutivos admiten que la innovación es fundamental para mantener la relevancia del medio frente a unas audiencias cuyos comportamientos continúan cambiando. Pero nuestra encuesta sugiere que, si bien la estrategia suele estar clara, cumplir con las mejoras planificadas puede ser otro asunto.

Alrededor de la mitad (51%) dicen no contar con suficiente dinero para invertir en innovación este año, en parte debido a los recortes presupuestarios impuestos por la pandemia. Un porcentaje similar relata que le cuesta contratar o retener suficiente personal técnico, de diseño o de datos para brindar soluciones. En nuestro informe sobre las redacciones cambiantes, detectamos que las mayores inquietudes con respecto al talento giraban en torno a ingenieros de software y científicos de datos.

Otra importante barrera para la innovación que destaca (41%) es la falta de alineamiento entre diferentes departamentos como editorial, marketing, comercial y tecnología. Ya hemos resaltado cómo la naturaleza verticalmente aislada de muchos medios hace particularmente difícil generar la clase de innovación que requiere el trabajo de equipos multidisciplinarios. “Estamos en una era de departamentos de producto ya maduros”, dice Chris Moran, jefe de Innovación Editorial en el Guardian. “Pero todavía tenemos que trabajar para hallar el equilibrio adecuado entre el rigor de las metodologías y los procesos de producto y la experiencia editorial específica de un medio determinado”.

Moran sostiene que si la intención es innovar en los procesos, no se debe comenzar con las tecnologías que son “novedades brillantes” como la realidad virtual o la inteligencia artificial: “Se trata de aplicar inteligentemente la tecnología correcta, de forma que se vincule a nuestros valores y conocimientos. Así crearemos herramientas y productos genuinamente únicos, que nos diferencien de las plataformas y sus inconvenientes asociados”.

3. La práctica del periodismo: redacciones híbridas, cambio generacional y nuevas agendas 

Ya van casi dos años de pandemia: muchas redacciones están irreconocibles y algunas permanecen prácticamente vacías. Pero los periodistas también luchan para hacer frente al agotamiento (burnout) por un ciclo de noticias incesante y que a menudo también les ha afectado su propia salud, y a ello se suman los ataques de políticos, el hostigamiento en redes sociales y el aislamiento que supone trabajar desde casa. Detrás de escena han cambiado varias cosas. Una nueva generación de líderes toma la posta con una nueva agenda y un enfoque más inclusivo.

3.1 El trabajo híbrido se convierte en la norma 

Suponiendo que el virus finalmente sea controlado, este será el año en que el trabajo híbrido (algunas personas en la oficina y otras trabajando a distancia) se convierta en la norma. Nuestro informe sobre las redacciones cambiantes, publicado en noviembre último, reveló que los medios siguen adelante con sus planes de rediseñar espacios físicos, actualizar la tecnología, reducir el espacio de escritorios y oficinas y renegociar los contratos para adaptarse a esta transformación. En este 2022 cabe esperar que una mayoría de empleados trabajen dos o tres días a la semana de modo presencial y el resto, en casa. 

Sin embargo, nuestro informe también constató que las implicaciones de estas redacciones híbridas no se han analizado del todo. Hasta ahora, la experiencia ha sido buena para la eficiencia pero a los líderes les preocupa la pérdida de creatividad, colaboración y comunicación (las 3 C).

¿Qué podemos esperar este año?

Más medios completamente virtuales: se espera que más organizaciones cierren sus oficinas o se muevan en esa dirección. En el último verano boreal, la publicación de negocios Quartz anunció que se convertiría en una "empresa totalmente distribuida". Esto significa que empleará a cualquier persona de cualquier lugar, abriendo el abanico de talentos y reduciendo los costes. Si bien Quartz ha mantenido por un año más el contrato de arrendamiento de sus oficinas de Nueva York, se supone que, en lo que respecta a las reuniones, "incluso si estás en la oficina, todos están a distancia", dice el CEO Zach Seward.20

En el Reino Unido, la editorial regional Reach ha cerrado el 75% de sus oficinas y transformó a su personal en trabajadores remotos, en tanto que Archant planea cerrar dos tercios de sus oficinas para marzo de 2022 con el argumento de que ahora la mayoría de los empleados prefiere desarrollar tareas desde su casa. 

Estos procesos asumen el riesgo de socavar la cultura de la compañía, pero también pueden resultar más equitativos que los entornos híbridos, donde el "sesgo de proximidad" quizá favorece a quienes dan la cara en la oficina cotidianamente. El trabajo híbrido también requiere reglas más claras, mejor capacitación y nueva alfabetización para directivos y personal.

Repensar las oficinas como espacios para eventos comunitarios: teniendo menos personal en la oficina, algunos medios han procurado reutilizar espacios para atraer y conectar con las audiencias. Es de esperar que se produzcan más intentos de combinar la intimidad de un evento en directo con la participación de un público más numeroso online. La start-up británica Tortoise Media, dedicada al “periodismo lento”, basa su modelo de negocio en los eventos y se ha esforzado por mejorar sus propuestas híbridas, recurriendo a elementos interactivos para mantener involucrada a las audiencias remotas y aumentando la sofisticación de su producción.

El estudio de Tortoise Media se ha remodelado para acomodar 'ThinkIn's híbridos con pantallas, varias cámaras y mejores micrófonos

Tortoise.

Mayor atención a la salud mental: aunque el trabajo en casa ha sido una bendición para muchos, para otros se ha tratado de una experiencia extremadamente difícil. A fin de contrarrestar el aislamiento, la editorial Reach ha organizado clubes online de lectura y de cine y encuentros de cocina. El personal también recibe una suscripción gratuita a Headspace, una aplicación de mindfulness (atención o consciencia plena), acceso a un centro online de bienestar y, si lo necesita, asesoramiento psicológico. Se espera que otros medios adopten este tipo de enfoques en 2022 y además ofrezcan formación adicional a sus directivos sobre cómo apoyar eficazmente al personal.

3.2 Nuevos enfoques de las noticias: más diversidad, menos crispación

No sólo los periodistas han sentido la presión. Nuestras investigaciones en el Instituto Reuters revelan consistentemente que las audiencias se muestran a menudo abrumadas por la cantidad de información y mucha gente dice que evita consumir noticias regularmente porque le resultan demasiado deprimentes.21 Estas tendencias se han visto agravadas el último año por la naturaleza implacablemente negativa de la información sobre el COVID-19 y el cambio climático.

Al mismo tiempo, la pandemia ha obligado a muchas redacciones a reevaluar su enfoque editorial. El trabajo a distancia desmorona jerarquías y una nueva ola de editores viene adoptando una agenda más positiva y diversa. En 2021, varios de los puestos más preciados en los medios estadounidenses fueron ocupados por mujeres, muchas de ellas negras, en parte como respuesta a las reflexiones sobre género y raza surgidas en años recientes. 

¿Qué podemos esperar este año?

Los avances sobre diversidad llegan más allá de Estados Unidos: la falta de diversidad y de igualdad en el periodismo está bien documentada y no se resolverá este año, pero cada vez más medios reconocen abiertamente el daño causado en términos de confianza y atención de las audiencias. Al anunciar el nombramiento de la primera mujer a cargo del Washington Post, Sally Buzbee, el directivo Fred Ryan dejó claro que habían buscado una líder que diera “prioridad a la diversidad y la inclusión en nuestra cobertura informativa, así como en nuestras contrataciones y ascensos".22

Un informe reciente del Instituto Reuters23 puso de manifiesto que los avances siguen distribuidos de forma desigual. En 12 mercados estratégicos, menos de una cuarta parte (22%) de los puestos jerárquicos está en manos de mujeres, pero la cifra oscila entre el 60% de Sudáfrica y el 0% de Japón. A pesar de ello, nuestra reciente encuesta sobre las redacciones cambiantes reveló que la mayoría de los ejecutivos creen que hacen un buen trabajo en cuanto a la diversidad de género, aunque les queda trabajo por hacer en los demás aspectos.24 La diversidad étnica se mantiene como la principal prioridad (35%) este año en los medios. Fuera de Estados Unidos, podemos esperar más énfasis en la contratación de periodistas que pertenecen a minorías y en cómo se retrata a esos grupos en las coberturas. También es posible que una mayor diversidad se convierta en imperativo comercial, ya que los lectores más jóvenes, en particular, prestan mucha atención a los contenidos que hablan o sirven a sus identidades.

Formatos constructivos: un conjunto más diverso de líderes también cuestiona los supuestos tradicionales sobre cómo cubrir las noticias. Muchos buscan alternativas a los programas de entrevistas polémicas y a los columnistas que polarizan. Editores de la TV nacional sueca tienen la obligación de incluir una nota constructiva por día en sus programas centrales de la noche, y los equipos locales tienen objetivos relacionados con las coberturas en profundidad.25 Los estudios indican que estos formatos orientados a la búsqueda de soluciones atraen más a las audiencias jóvenes y la gente se siente mejor informada y más empoderada luego de ver o leer historias constructivas.26 Por su parte, el Constructive Journalism Institute de Dinamarca, en colaboración con un canal de TV local, ha sido pionero en formatos como “Solved or Squeezed” (Solución o presión), en el que políticos de diferentes partidos deben encontrar la forma de resolver un problema concreto a medida que su espacio físico se va contrayendo durante unos 20 minutos. Como hubo opiniones positivas de los políticos y el público, tienen previsto repetir el formato este año.

TV2 Fyn:Solved or Squeezed’ – apretujan a los políticos hasta que se ponen de acuerdo

TV

Una cadena de televisión ha experimentado poniendo políticos entre el público para que escuchen opiniones de la gente corriente. Y en una línea similar, el Guardian ha presentado un formato en el que personas que tienen diferentes perspectivas se juntan a comer y tratan de hallar puntos en común.

Los formatos explicativos se convierten en un éxito viral: la creciente complejidad de temas como la pandemia ha provocado un renovado interés por los formatos online explicativos, usualmente ricos en datos. La BBC ha incentivado al presentador Ros Atkins a seguir desarrollando un estilo de análisis de acontecimientos complejos, resumidos en monólogos de cinco a diez minutos dirigidos a las audiencias digitales. Se trata de productos llenos de datos, bellamente producidos, y se presentan de forma impávida e imparcial. Los recientes videos sobre la fiesta navideña del primer ministro Boris Johnson generaron en pocos días 11 millones de visitas, una audiencia mucho mayor de la que se podría conseguir solamente con la televisión.

‘Imparcialidad asertiva’, un éxito viral para la BBC Ros Atkins

GB News, con un énfasis en la opinión, no termina de lograr audienciaNigel Farage

Sin embargo, en 2022 estos formatos basados en lo fáctico enfrentarán más desafíos por parte de las tendenciosas opiniones en caliente, que también buscan la atención de las redes sociales. GB News sufrió un lanzamiento desastroso y un tórrido primer año (incluso con ratings oficiales de cero espectadores), pero a menudo presumió de su impacto en las redes sociales. Talk TV, de Rupert Murdoch, aguarda entre bastidores y probablemente lleve al límite las normas de imparcialidad en el Reino Unido. Mientras tanto, en Estados Unidos se vienen las elecciones de mitad de mandato y asoma la nueva red social de Donald Trump, con lo cual la batalla de los hechos contra las opiniones seguirá desarrollándose de forma imprevisible.

3.3 Periodistas, acoso y el papel de las redes sociales

El Premio Nobel de la Paz otorgado a dos valientes periodistas, la filipina Maria Ressa y el ruso Dmitry Muratov, ha puesto de manifiesto el hostigamiento político y físico al que se enfrentan los reporteros en todo el mundo. Gran parte de este fenómeno se debe a la polarización política, pero en algunos países se agrava por el modo en que las redes sociales se han convertido en armas. Un informe reciente del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, en inglés) documentó el alcance del acoso que padecen Maria Ressa y sus colegas en Filipinas, mientras que una encuesta de 900 reporteras halló que casi tres cuartas partes habían experimentado abusos online. 

En otras partes, manifestantes antivacunas también han dirigido su ira contra los periodistas. En Holanda, varios reporteros fueron atacados físicamente, en un contexto de creciente hostilidad hacia la prensa. Marcel Gelauff, jefe de noticias de la cadena pública NOS, afirma que sus periodistas se enfrentan a "la polarización de la sociedad, las agresiones, el acoso y las permanentes acusaciones de información falsa". En el Reino Unido, el periodista de la BBC Nicholas Watt fue hostigado en las calles de Londres por un grupo de manifestantes contra los confinamientos, y las imágenes se mostraron en directo en YouTube. En Los Ángeles, las protestas por los derechos de las personas transexuales y la oposición a las mascarillas y a las vacunas provocaron al menos siete agresiones a periodistas durante el verano boreal.

¿Qué podemos esperar este año?

Los directivos redoblan su apoyo: este año veremos jefes ofreciendo más contención a sus reporteros, incluyendo mejor capacitación y protección para los equipos de televisión. Reach, el mayor editor regional del Reino Unido, decidió nombrar por primera vez a una persona encargada de seguridad online, para hacer frente a los "abusos y acosos endémicos contra sus periodistas", y podemos esperar que otros hagan lo mismo. En un ámbito más amplio, la Unión Europea dice que en 2022 presentará una norma pensada para salvaguardar la independencia de los medios, tras una serie de recientes asesinatos de periodistas que investigaban la captura o supresión de organizaciones informativas independientes en Estados miembros como Hungría y Polonia.

Nuevas reglas para las redes sociales: los debates polarizados en las redes sociales también motivan replanteos en torno a cómo los periodistas deben participar en plataformas como Facebook y Twitter. Debido a la preocupación por el daño a la reputación, muchos medios han endurecido sus normas. Las nuevas reglas de la BBC, por ejemplo, incluyen la prohibición del “alardeo moral" y advierten que añadir emojis en los mensajes puede contar como opinión personal. Otros medios animan a sus periodistas a que eviten verse envueltos en largas discusiones en Twitter. 

Según nuestra encuesta, la mayoría de los directivos (57%) consideran que los periodistas deben limitarse a informar cuando utilizan redes sociales como Twitter y Facebook, pero casi cuatro de cada diez (38%) creen que deberían expresar sus opiniones abiertamente. Hasta cierto punto, estos datos reflejan las diferentes tradiciones del periodismo: a las emisoras públicas les preocupa que la naturaleza informal de las redes sociales erosione la confianza, mientras que las publicaciones con un "punto de vista" alientan a expresarse libremente.

La presencia de los reporteros en las redes sociales es cada vez más difícil de manejar. Por un lado, los medios se benefician con las fuertes marcas personales que tienen sus periodistas; por otro, exigen que el personal sea neutral u objetivo, especialmente en temas políticos y controvertidos. Este equilibrio resulta muy complicado de conseguir en entornos política y culturalmente intensos como son las redes sociales.

3.4 El reto de informar sobre el cambio climático

Aprovechando la experiencia que implica cubrir la pandemia, el sector periodístico pondrá la atención este año en las complejidades de informar sobre el cambio climático. A pesar de la cantidad de pruebas científicas que demuestran que el mundo se acerca a un momento crítico del que quizá nunca se recupere, los ejecutivos afirman que es difícil captar el interés de las audiencias, lo que a su vez complica justificar una mayor inversión. La Organización Mundial de la Salud sostiene que el cambio climático es "la mayor amenaza para la salud que afronta la humanidad",27 pero sólo un tercio de los directivos encuestados (34%) piensan que la cobertura informativa es suficientemente buena, en tanto que una cifra similar (29%) cree que es deficiente. Los medios tienen una mejor consideración sobre su propia tarea informativa (65%), pero esta brecha sugiere que será necesario más trabajo colectivo para aumentar la conciencia en general y para hacer que el tema resulte relevante para todas las audiencias.

Nuestros encuestados señalaron seis obstáculos clave para mejorar la cobertura:

  • La lentitud de los acontecimientos no se lleva bien con el veloz ciclo de noticias.
  • Las audiencias sienten desánimo frente al panorama deprimente, lo que provoca un sentimiento de impotencia.
  • Falta dinero para contratar a periodistas especializados que expliquen la ciencia.
  • Hacer una cobertura original es costoso, ya que a menudo implica viajes a lugares lejanos.
  • El tema es muy complejo (emisiones de dióxido de carbono, biodiversidad, etcétera) y no admite soluciones fáciles.
  • La presión ejercida por propietarios y anunciantes aún no se alinea con los cambios necesarios.

¿Qué podemos esperar este año?

Más conocimientos científicos en las redacciones: Vincent Giret, editor ejecutivo de Radio France, enfatiza que existe una “debilidad fundamental” de cultura y formación científica en las redacciones y “nuestra forma de seleccionar y contratar a jóvenes periodistas se centra demasiado en la formación clásica y literaria". Para ayudar a solucionarlo, pide que se fortalezcan las relaciones con las instituciones académicas. Jane Barrett, editora de noticias internacionales de Reuters, también aboga por más conocimientos: "Es demasiado fácil que reporteros o editores generalistas aborden el tema sin entender realmente la ciencia y cómo encaja en el panorama más amplio". Otros sostienen que la clave pasa por integrar los conocimientos especializados en toda la redacción: "Debemos dejar de dudar a la hora de definirlo como el mayor reto de los próximos diez años: hay que empezar a cubrir el cambio climático en todas las secciones, desde economía hasta política y sociedad", destaca Natalia Viana Rodrigues, directora ejecutiva del medio brasileño Agência Pública

Cobertura constructiva y accesible: otros intentarán una narrativa alejada de lo catastrófico. “Hay mucha cobertura, pero la mayoría es distópica", dice Götz Hamann, jefe del área digital en Die Zeit. El periódico ha creado una sección llamada “Verde”, que trata de ofrecer perspectivas más constructivas sobre el clima. Por ejemplo, sólo presenta artículos sobre la diferencia que las empresas hacen hoy, en lugar de lo que podrían hacer en el futuro. Francisco Balsemão, CEO de la compañía portuguesa Impresa, sostiene que "los periodistas no sólo deben conseguir la información: también deben presentarla de forma atractiva". Este año se esperan más iniciativas con gráficos y elementos interactivos para atraer e involucrar a las audiencias. 

Historias constructivas en Die Zeit
Zeit online

El mapa del Global Forest Watch – uno de los logros de la Rainforest Investigations Network
Global Forest Watch

Iniciativas conjuntas para abordar el cambio climático: frente a la escasez de recursos para producir información original sobre el clima, los ejecutivos de nuestra encuesta destacan las ventajas de trabajar juntos. European Perspective facilita el intercambio de contenidos entre las emisoras públicas intervinientes. La traducción automática mediante herramientas de inteligencia artificial y aprendizaje automático (machine learning) allana la utilización de estos contenidos compartidos. En los primeros seis meses de la iniciativa, las historias generadas (en su mayoría sobre el cambio climático, COVID-19 y otros temas científicos) generaron 14,5 millones de páginas visitas en ocho idiomas diferentes. 

Otros ejemplos son la Oxford Climate Journalism Network, una red de periodismo climático del Instituto Reuters,28 y la Rainforest Investigations Network, que hace investigaciones sobre la selva tropical financiadas por el Centro Pulitzer, y utilizan datos públicos para mapear las pérdidas de bosques y producir historias. Esto impulsa el desarrollo de nuevas habilidades periodísticas que combinan modelos probabilísticos, datos y cartografía.

Imparcialidad y cambio climático: un tema candente para los periodistas en 2022 será hasta qué punto los medios deben hacer campaña activa a favor de medidas más ecológicas o sólo informar al respecto. Gran parte del debate se centrará en el lenguaje que sea utilizado al abordar el tema. Para transmitir claramente la urgencia, el Guardian recurre a términos como "emergencia climática", "colapso climático" y "calentamiento global". Cabe esperar que las discusiones se multipliquen, dado que aumenta la presión de los reporteros jóvenes que creen que los medios deben adoptar una postura más activista.

4. Regulación de los gobiernos, privacidad y el futuro de las plataformas 

Durante los últimos años, hemos seguido la inevitable marcha hacia una mayor regulación para los gigantes tecnológicos que han ejercido cada vez más influencia en nuestras vidas. Buena parte del debate ha sido impulsada por los grupos de presión de los intereses creados (incluidas las propias plataformas y muchos medios tradicionales), pero el argumento de que "algo hay que hacer" parece haberse impuesto y avanzamos velozmente hacia la implementación de medidas en múltiples frentes, como el antimonopolio, la privacidad y la seguridad. Dicho esto, es probable que el impacto para los consumidores tarde años en manifestarse y existen muchas posibilidades de que se produzcan consecuencias no deseadas.

Incluso en Estados Unidos, donde residen varias de las compañías más grandes, las actitudes se han endurecido durante el último año, luego del asalto al Capitolio y la disrupción de la democracia norteamericana, un episodio que se ha atribuido, al menos en parte, a las redes sociales. Las revelaciones de los denominados “Facebook Papers”, un tesoro de documentos internos que filtró la ex-jefa de producto Frances Haugen, aumentaron la presión sobre la compañía ahora rebautizada Meta, al señalar, entre otras cosas, que los ejecutivos habían privilegiado los beneficios por sobre los esfuerzos para acabar con los discursos de odio y la desinformación. Pero no se trata sólo de Facebook: la información falsa sobre vacunas, difundida en YouTube, Instagram, WhatsApp y TikTok, entre otras redes, ha socavado las campañas de salud pública en todo el mundo. Y esto ha incrementado las demandas de acción.

La ex-empleada de Facebook Frances Haugen testigica en el Senado de EEUU

Haugen

De cualquier modo, los medios son sólo una parte del interés de los gobiernos por el poder de las plataformas. La pandemia ha acelerado drásticamente la digitalización de otros aspectos de la economía y la cultura, como las compras, el cine y otras formas de entretenimiento. Y a los reguladores les esperan nuevos retos en torno a la ciberdelincuencia y la inteligencia artificial.

¿Qué podemos esperar este año?

Europa lidera el camino hacia la regulación de la competencia y de los daños online: en la Unión Europea este año se aprobarán la ley de mercados digitales (DMA), que pretende frenar los comportamientos anticompetitivos de las grandes compañías, y la ley de servicios digitales (DSA), que busca regular los contenidos online para un conjunto mucho más amplio de intermediarios. Al mismo tiempo, el Gobierno británico prevé aprobar su tan demorada ley de seguridad online que, entre otras medidas, otorga poderes para sancionar a las plataformas que no restrinjan publicaciones ilegales (y otros contenidos nocivos), cuyo cumplimiento será regulado por Ofcom, el organismo que controla a los medios. Aún permanece el problema que implica definir qué contenidos son nocivos pero no ilegales, y seguirá siendo el más difícil de resolver en las democracias que también valoran la diversidad y la libertad de expresión.

Más pagos por derechos de autor: los medios llevan tiempo tratando de obtener dinero de las plataformas que usan o enlazan sus contenidos. Una intensa campaña de presión posibilitó la Directiva de Copyright en Europa y el News Bargaining Code en Australia. Como resultado, algunas grandes empresas informativas de Francia y Australia han recibido importantes sumas por licenciar contenidos. Países como Italia y España procurarán sacar provecho este año mediante interpretaciones domésticas de la directiva europea.

Los críticos sostienen que estos acuerdos opacos tal vez no sean un buen modelo, ya que pueden beneficiar a las plataformas actualmente dominantes y a los grandes medios tradicionales, en lugar de atender a las publicaciones más pequeñas o locales que más necesitan apoyo. Es de esperar más quejas de quienes creen que esto brinda una ventaja injusta a los editores que tienen influencia política. 

Mientras tanto, las plataformas lanzaron sus propios sistemas como Facebook News y Google News Showcase, en parte para evitar la legislación, pero podrían revisar el valor de estas propuestas si continuaran proporcionando poco valor adicional a sus usuarios. 

Las subvenciones gubernamentales para medios locales pueden hacerse realidad: ante la creciente preocupación por los desiertos informativos en Estados Unidos, ha aumentado el apoyo bipartidista a medidas que podrían aportar en los próximos cinco años unos 1.700 millones de dólares en subsidios públicos. Esta disposición integra la ley Build Back Better (reconstruir mejor), que aprobó la Cámara de Representantes en noviembre de 2021 y ofrece una desgravación fiscal de hasta 50% para reporteros empleados a nivel local por periódicos, medios digitales o emisoras. Pero su avance no está garantizado, ya que el proyecto tuvo problemas en el Senado. Si finalmente se sanciona, marcará un gran cambio en la tradición estadounidense de que el periodismo debe ser económicamente independiente del gobierno, y potencialmente también brindará un modelo para otros países.

Sin embargo, la naturaleza inestable de varias coaliciones gubernamentales y sus relaciones con los periodistas, a menudo complicadas, indican que estas intervenciones políticas útiles probablemente en muchos países no sean una prioridad este año. El potencial es claro: existen acuerdos que han demostrado funcionar y podrían adoptarse en otros lugares, como indica el informe A New Deal for Journalism (un nuevo acuerdo para el periodismo). También el riesgo es claro: las subvenciones pueden beneficiar a los medios influyentes que buscan rentas y hacer que los medios sean más vulnerables a las presiones de los políticos que controlan los presupuestos. 

En nuestra encuesta vemos que los líderes digitales son cada vez más optimistas con respecto al impacto potencial de la legislación y otras intervenciones. Ahora, cuatro de cada diez (41%) consideran que los cambios de políticas pueden ayudar al periodismo, frente a sólo el 18% en 2020. Alrededor de una cuarta parte (24%) siente preocupación por que las intervenciones empeoren las cosas.

Este giro de opinión tal vez refleje la esperanza de que los gobiernos finalmente estén preparados para ayudar a los medios a conseguir mejores tratos y restringir la información poco fiable y nociva, aunque también puede implicar un reconocimiento de la ayuda ya recibida, como los alivios fiscales sobre las suscripciones digitales que operan en muchos países.

Los cambios en materia de privacidad afectan a los medios: hace tres años, la norma conocida como GDPR (General Data Protection Regulation) creó otro estándar para la privacidad y la protección de datos. La ley ha aumentado la concientización sobre el asunto y ha provocado cambios significativos en todo el mundo, pero muchos de ellos también han dificultado el rastreo de los usuarios, la oferta de servicios personalizados y la generación de dinero por publicidad. Y no ha reducido mucho la confusión de los consumidores, ya que ha añadido una multitud de mensajes emergentes (pop-ups) y ha interrumpido el camino de los usuarios hacia el contenido. 

Mientras tanto, los cambios en los navegadores y en el nivel operativo de a poco acaban con la lucrativa práctica de las cookies de terceros (que brindan datos del historial de navegación) y otras formas de rastrear a los usuarios en los sitios web y las aplicaciones. Por ejemplo, el sistema operativo iOS15 de Apple impide saber si un correo electrónico ha sido abierto. Dado que Apple aporta gran parte del tráfico vía email a los medios, esta medida hace más compleja la comprensión sobre la eficacia de una herramienta fundamental. Google, propietario del navegador más popular, Chrome, también se ha comprometido a eliminar en breve las cookies de terceros y a poner fin a otros mecanismos como la huella digital y la verificación de caché.31

En consecuencia, este año los medios se enfocarán en obtener datos de primera mano mediante funcionalidades interactivas, eventos y concursos. Quienes basan sus operaciones en el correo electrónico, en particular, procurarán promover el feedback en sus productos para defender internamente el valor de lo que hacen.

Nuevas protecciones de privacidad de los productos de Apple (Diciembre 2021) – una señal de lo que se avecina
Apple privacy protection


De cara al futuro, start-ups como Bubblr ofrecen alternativas a las grandes plataformas, con eje en la descentralización y la protección de la privacidad, lo cual daría a la gente más control sobre la publicidad que ve.32

5. Lo que se avecina 

Si bien la mayoría de los medios se concentran en sacar el máximo partido a la web actual, habrá mucha expectación (y algo de bombo y platillo) sobre lo que viene. Términos como inteligencia artificial, Web3, cripto, NFT y metaverso se escucharán más y más este año, pero… ¿qué relevancia tienen para el periodismo?

5.1 Inteligencia artificial (AI) y automatización inteligente

Las tecnologías de inteligencia artificial, como el aprendizaje automático (machine learning), el aprendizaje profundo (deep learning), el procesamiento del lenguaje natural (NLP) y la generación de lenguaje natural (NLG), se han integrado en distintos aspectos del negocio periodístico en los últimos años. De hecho, a esta altura ninguna de estas tecnologías puede considerarse “de próxima generación": se están convirtiendo rápidamente en una parte fundamental de las operaciones modernas a todo nivel, desde la recopilación y producción de información hasta la distribución.

En nuestra encuesta, más de ocho de cada diez (85%) dicen que la IA será muy o algo importante este año para ofrecer mejores personalizaciones y recomendaciones de contenidos. Un porcentaje similar (81%) afirma que la IA es relevante para automatizar y acelerar los flujos de trabajo en las redacciones, por ejemplo el etiquetado de contenidos y la transcripción de entrevistas. Otros consideran que la IA desempeña un papel clave para hallar o investigar historias mediante el uso de datos (70%) o para colaborar en las estrategias comerciales (69%), por ejemplo al identificar y dirigirse a clientes más propensos a pagar una suscripción. El uso de la IA para la redacción automática de artículos (40%), también conocido como “roboperiodismo”, tiene ahora menos prioridad, pero es donde invierten tiempo muchos de los medios más concentrados en el futuro.

La IA se vuelve cada vez más fluida

Todos los años se producen avances espectaculares en el mundo del procesamiento y la generación de lenguaje natural. En 2020, OpenAI lanzó su modelo GPT-3, que aprende de un texto dado y puede ofrecer automáticamente diferentes formas de terminar una frase (como el texto predictivo, pero para artículos de formato largo). Ahora Deep Mind, propiedad de Google, ha presentado una opción más grande y potente, y estos modelos probabilísticos tienen impacto en el mundo real. La capacidad de la IA para escribir "párrafos fluidos" se exhibe en el Wall Street Journal, donde se utiliza para escribir notas rutinarias sobre el estado de los mercados; esto libera a los periodistas y permite que se centren en otras tareas.33 Mientras tanto, la BBC planea ampliar el experimento que hizo en 2019 con los resultados de las elecciones, cuando cientos de páginas se escribían y reescribían automáticamente, con el estilo del medio, a medida que cambiaban los guarismos. Las comicios locales de mayo de 2022 constituirán la próxima prueba de lo que se convertirá en un sistema permanente, que a su vez podría adaptarse para trabajar con otros tipos de datos públicos, desde la salud hasta los deportes y los negocios.

Pero la IA cambia los flujos de trabajo en otros entornos:

  • El Boston Globe ganó un premio Pulitzer en periodismo de investigación por “Blind Spot”, un reportaje sobre accidentes de tráfico evitables en Estados Unidos. Los reporteros utilizaron Pinpoint, una herramienta de IA desarrollada por Google, para identificar patrones en los datos.
  • Sky News recurrió a la IA para extraer y limpiar datos sobre salud pública localizados en archivos PDF y otros formatos antes inaccesibles. Con ello, el medio actualizó constantemente las páginas web y los gráficos de TV.
  • El Washington Post ha extendido sus versiones de audio con voz sintética a toda su producción, tras un exitoso período de prueba en sus aplicaciones.34

¿Qué podemos esperar de la IA este año?

La próxima frontera en imágenes y video: DALL-E es un nuevo modelo de inteligencia artificial de OpenAI que automatiza la creación de imágenes originales a partir de instrucciones que se le proporcionan en un texto. Esto puede abrir un abanico de posibilidades, desde la simple ilustración de artículos hasta nuevas formas de periodismo visual semiautomatizado. En informes previos de predicciones hemos destacado los sistemas de IA que ofrecen un video automatizado o una primera versión basados en textos, a partir de iniciativas de empresas como Wibbitz y Wochit, así como los presentadores de noticias automatizados de compañías como Synthesia, que cada año se hacen más realistas.

DALL-E: creando imágenes automáticas a partir de texto

avocado

Por qué esto importa: el gran desafío para muchos grandes medios es atender a audiencias con necesidades muy diferentes mediante un mismo sitio web o una aplicación monolítica. La IA permite personalizar experiencias sin diluir la integridad de la agenda periodística, brindando con mucha mayor eficiencia diferentes versiones de una historia: artículos largos o breves, resúmenes, tratamiento de imágenes o videos, etcétera.

Resumen y brevedad inteligente en 2022: se espera que este año se realicen más experimentos con formatos impulsados por la IA, ya que los estudios muestran que las audiencias menos atendidas prefieren:

  • más uso de viñetas en los artículos;
  • historias visuales en lugar de texto;
  • formatos mezclados, popularizados por las redes sociales.

Nativos digitales como Axios han sido pioneros en la creación de formas narrativas centradas en el comportamiento de quienes "hojean y escarban". La automatización podría aportar ventajas similares al público en general. El último prototipo Modus de la BBC recurre a dos enfoques diferentes de procesamiento de lenguaje natural (NPL) para generar artículos con viñetas y epígrafes automatizados para imágenes en galerías.s.

BBC News Labs

Nuevo enfoque para la gestión de contenidos: habrá una nueva generación de sistemas modulares de gestión de contenidos, como Arc del Washington Post y Optimo de la BBC, que no se basan en una "historia" sino en "bloques anidados" que permiten mejores conexiones entre los artículos y facilitan reagrupar contenidos de formas potencialmente ilimitadas.

Otras tendencias de IA que observar este año

Reducir la brecha de la IA: hasta ahora, los mejores modelos de procesamiento y generación de lenguaje natural se han concentrado en el inglés, en parte debido a la accesibilidad de los datos para alimentarlos. Esto ha supuesto un reto para lenguas menos masivas como el sueco o incluso otras más extendidas, como el árabe y el español, que a menudo requieren entrenamiento adicional para obtener un producto de calidad. Pero este año se esperan progresos más rápidos. Publicaciones como La Nación de Argentina o Inkyfada de Túnez, que se especializa en investigación y periodismo de datos, han perfeccionado sus propios modelos en colaboración con académicos.

El desarrollo de producto facilita la adopción: herramientas como Trint para transcripción automática, Pinpoint para investigaciones y Echobox, orientada a identificar el contenido adecuado para publicar en las redes sociales en el momento oportuno, también ayudan a que publicaciones más pequeñas comiencen a usar la IA. Medios escandinavos y de otros países han desarrollado herramientas que monitorean el equilibrio de género en la producción, de modo que los editores sepan cómo representan a su público objetivo. La integración de estas herramientas en los sistemas de gestión de contenidos hará que la IA sea mucho más accesible y útil este año.

Cooperación y aprendizaje: los programas para compartir las mejores prácticas, como Journalism AI de Polis en la London School of Economics, más los seminarios web y presentaciones de la INMA, también contribuyen a difundir conocimientos y a la confianza de los equipos pequeños. La red de Journalism AI cuenta con tutorías para quienes recién comienzan su camino en inteligencia artificial.35

Mejorar los conocimientos para informar sobre IA: como sucede con el cambio climático, existe un déficit en la comprensión y la cobertura de la IA, una tecnología que plantea muchas cuestiones en torno al sesgo algorítmico, la ética y la regulación. Sin embargo, la mayoría de los periodistas no tienen el conocimiento necesario para hacer que las grandes empresas rindan cuentas. Un ejemplo de las habilidades necesarias es The Markup y su proyecto Citizen Browser, que implicó la participación de un panel pagado de usuarios de Facebook dispuestos a compartir el contenido de su feed de noticias.36  Esto obligó a analizar enormes cantidades de datos para contrarrestar la afirmación de Facebook de que el contenido de derecha, por ejemplo, se había vuelto menos popular en la plataforma.

Haciendo que los algoritmos rindan cuentas: The Markup

The Markup

5.2 El metaverso

En 2021 Facebook cambió su nombre y pasó a ser Meta, para señalar su enfoque en el metaverso, que según Mark Zuckerberg será el sucesor de la internet móvil. Otros se muestran muy escépticos, entre otras cosas porque aún no ha tomado forma y hay distintas visiones sobre lo que podría ser.

El término “metaverso” fue acuñado originalmente por Neal Stephenson en su novela de ciencia ficción Snow Crash, de 1992. En la actualidad, la palabra describe en líneas generales a los entornos de mundos virtuales compartidos online, muchos de los cuales ya existen de alguna forma (por ejemplo, Second Life y Roblox) pero gradualmente se harán más realistas con la incorporación de la realidad virtual (RV) o la realidad aumentada (RA). Otros relacionan a las criptomonedas con el concepto, porque en ciertos tipos de metaversos los usuarios compran y comercian activos digitales basados en la tecnología blockchain.

Roblox, por ejemplo, cuenta con su moneda virtual y tiene planes de expandirse desde los juegos hacia actividades como las compras. Otros se enfocan en ganar dinero con el hardware: Meta asume una posición de liderazgo con sus auriculares Oculus VR, Microsoft tiene sus HoloLens de realidad mixta y se espera que Apple presente sus auriculares de RV y realidad mixta más adelante este año, con integración en sus ecosistemas de aplicaciones. Luego vendrán las gafas de realidad aumentada. Habiendo muchas empresas grandes compitiendo por posicionarse, una gran pregunta es si habrá un metaverso o varios. La respuesta no se conocerá este año, pero las cuestiones de compatibilidad entre plataformas se harán más apremiantes.

¿Qué podría pasar este año?

La cobertura sobre el metaverso será más "meta": es de esperar que se realicen más entrevistas en el propio metaverso, dado que las compañías tratan de vender su visión y los periodistas intentan, literalmente, hacerse una idea del concepto. Hasta ahora, los reporteros se han mostrado muy escépticos, en parte por la vaguedad de las ideas y en parte porque los líderes de la iniciativa son quienes crearon Facebook.

Entrevista del FT a Nick Clegg

Nick Clegg in Metaverse

Los avatares aparecerán en Microsoft Teams

Avatars on Teams

El lugar de trabajo puede convertirse en el principal caso de uso: aunque los juegos han sido el punto de partida, es probable que la adopción masiva llegue también al lugar de trabajo, entre otras cosas porque la pandemia ha cambiado rápidamente el enfoque, desde las interacciones físicas a las remotas.

Justo después de que Facebook se transformara en Meta, Microsoft anunció que en 2022 llevaría las funcionalidades de Mesh (su plataforma virtual de colaboración) a Microsoft Teams. Esto permitirá que los avatares animados en 3D y las interacciones funcionen con o sin auriculares de realidad virtual. Microsoft sostiene que, con el tiempo, los avatares empezarán a adoptar expresiones faciales más realistas mediante señales desde cámaras web. Facebook/Meta también se centra en espacios empresariales, con Horizon Workroom vinculado a sus auriculares Oculus VR. Los avatares podrán interactuar y dibujar juntos en pizarras, mientras que el audio direccional aumentará la sensación de presencia.

Cobertura de eventos deportivos y noticiosos: algunos de los usuarios pioneros más entusiastas han sido productores de televisión, que siempre están atentos a nuevas herramientas para mejorar la cobertura. Las emisoras de TV adoptan estudios de realidad mixta, como el “Cube” de Eurosport, que permite a los presentadores ver e interactuar con el contenido que les rodea y traer al espacio del estudio a celebridades que están en otros lugares.

Presentadores olímpicos: distintos países, el mismo estudio
Olympics presenters

La estrella del tenis Karolina Pliskova en el estudio de EurosportKarolina Pliskova

 


Todo esto hará de la cobertura de deportes y de noticias algo más interesante este año pero quizá también hará más tenues los límites entre lo que es real y lo que se ha creado de forma virtual.

La pantalla animada de la BBC en Second Life – mediados de los 2000s

Second Life

Oportunidades de distribución para las noticias: aún es pronto, pero si la gente pasa más tiempo en los mundos virtuales, al menos una parte se la dedicará a la información periodística. Hace casi 20 años, la BBC desarrolló una pantalla de noticias para Second Life y no pasará mucho tiempo antes de que experiencias similares sean posibles en algún metaverso. Dicho esto, los problemas de moderación y supervisión de contenidos que ya afectan a las redes sociales podrían incluso empeorar en espacios impulsados por realidad virtual y aumentada. Una de las primeras demostraciones del metaverso, por ejemplo, se vio afectada por un bot que difundió desinformación sobre los peligros de las vacunas. Las experiencias de otros mundos virtuales incipientes también revelan amplios problemas de racismo, homofobia y otras formas de discurso de odio.37

5.3 Web3, crypto y NFTs

Como ya hemos comentado, el desarrollo del metaverso se relaciona estrechamente con las monedas virtuales y la idea de que objetos y experiencias digitales pueden comprarse y venderse de forma segura. Este cambio está a veces vinculado a la siguiente etapa del desarrollo de la web, que ha visto cómo el control pasaba de los antiguos guardianes a las plataformas tecnológicas y los intermediarios, y ahora, potencialmente, a los propios individuos que son usuarios y creadores. El gráfico siguiente muestra cómo el analista Benedict Evans describe las posibilidades en su presentación anual sobre el estado de la tecnología.38

Web3: un sueño de cómo será la próxima versión de Internet

Web3

Por supuesto, puede que no funcione así. Es difícil ver que grandes plataformas como Meta construyan sus nuevos sistemas en una blockchain pública y descentralizada, por ejemplo, y regalen la oportunidad de sacar tajada. También hay un problema de confianza, ya que en algunos sectores las criptomonedas siguen considerándose poco más que una estafa, como un gigantesco esquema Ponzi. A estas alturas, todavía hay muchas más preguntas que respuestas en lo que se refiere a las tecnologías Web3, pero vemos unos cuantos ejemplos prácticos que hacen olas. 

NFTs (activos no fungibles)

Los NFT (o activos no fungibles) se convirtieron en la palabra del año del Diccionario Collins en 2021, superando a cripto, entre otras. El término describe un certificado único que puede registrar la propiedad de cualquier elemento digital, sea una obra de arte, una fotografía o incluso una noticia original. Este documento se almacena en una blockchain pública y descentralizada que sirve como registro de propiedad. 

Esta supuesta prueba de incorruptibilidad ha abierto el camino para desbloquear enormes valores para obras de arte digitales, una de las cuales se vendió por 69 millones de dólares en 2021. Otro ejemplo: la banda Kings of Leon generó más de 2 millones de dólares lanzando su nuevo álbum como una colección de NFT digitales, con ilustraciones exclusivas y vinilos de edición limitada. Este proceso muestra bien cómo funcionan los principios de la Web3, donde los creadores pueden evitar a los guardianes e intermediarios tradicionales y le venden directamente al público.

Los medios también han estado probando estas aguas. Quartz fue el primero en vender un artículo periodístico por el módico precio de 1.800 dólares, y el New York Times recaudó más tarde 860.000 dólares de forma similar. Ambas empresas donaron el dinero a organizaciones benéficas. Los NFT suelen venderse con beneficios adicionales: en el caso del Times, se trató de un mensaje de audio del presentador del podcast The Daily y la posibilidad de que el nombre de la persona ganadora apareciera publicado en el periódico.

¿Qué podría pasar este año?

NFT más accesibles: este año cabe esperar usos de los NFT más allá de la especulación artística. Los medios podrían experimentar con la monetización de los archivos que mencionan a miembros de una familia, por ejemplo, o idear y subastar beneficios únicos para sus miembros. A su vez, esto requerirá un cambio en la facilidad de uso y las formas de acceso a la tecnología. Las organizaciones de noticias deportivas, como Turner, incorporan los NFT a sus aplicaciones de e-sports, con la esperanza de que un público más general participe en el comercio de activos digitales y en el proceso, generar fidelidad.39 También se espera más controversia con respecto al impacto ambiental de los NFT, que utilizan la misma tecnología de blockchain que las criptomonedas, grandes consumidoras de energía.

6. Conclusiones 

Nuestro informe y la encuesta de este año muestran que muchos medios están más decididos que nunca a reorientar sus negocios hacia lo digital. La crisis del coronavirus, aún en curso, ha modificado los comportamientos tanto de consumidores como de periodistas. E incluso cuando la pandemia termine, todos pasaremos más tiempo online y menos tiempo juntos físicamente. En ese contexto, crear conexiones y relaciones digitales será de lo más relevante.

Para lograrlo, deberán concentrarse en satisfacer las necesidades de las audiencias, mediante contenidos que ayuden a manejarse en un mundo cada vez más incierto y con productos más cómodos, más relevantes y construidos alrededor de comunidades de interés. Por eso, en 2022 la prioridad de los medios es innovar en torno a sus servicios principales e invertir en formatos como el correo electrónico y el audio, que han demostrado generar fidelidad y tiempo de calidad. 

Después de algún tiempo, muchos directivos muestran ahora mayor confianza en el aspecto comercial, ya que los modelos de suscripción dan resultados y la publicidad online se recupera. Pero las áreas de los medios menos avanzadas digitalmente pueden tener inconvenientes en los próximos años, debido a que los ingresos de la prensa escrita presentan una inexorable caída estructural y los ingresos de la radiodifusión a menudo lucen estancados o en declive. Al mismo tiempo, en algunos países hay tendencias preocupantes sobre una disminución de la atención a las noticias y a la política, especialmente en momentos de creciente extremismo y escepticismo sobre las vacunas.

La llegada de una nueva generación de editores trae iniciativas centradas en atraer a las audiencias jóvenes (y a los desencantados) con un periodismo más constructivo y explicando mejor las historias con imágenes y datos, en línea con las lecciones que deja el trabajo durante la pandemia. Mejorar la cobertura de temas complejos como el cambio climático y la inteligencia artificial será otro asunto que este año exigirá invertir en diferentes tipos de habilidades y enfoques. 

También será fundamental para el negocio periodístico comprender la próxima ola disruptiva de internet. La inteligencia artificial ayudará a automatizar procesos de producción y a atraer audiencias de modos más relevantes y personalizados. El metaverso, la Web3 y las criptomonedas han sido, en gran medida, objeto de novedad e incluso de burla en círculos periodísticos, pero una web más inmersiva y distribuida, impulsada por nuevas formas de vender y comerciar, acabará abriendo oportunidades (y desafíos) también para los medios. Lo entenderemos un poco mejor a finales de este año.

Metodología de la encuesta 

246 personas completaron una encuesta cerrada entre noviembre y diciembre de 2021. Participaron ejecutivos de 52 países y distintas áreas (editorial, comercial o producto) en medios tradicionales o nativos digitales, con responsabilidad en el ámbito digital o en la estrategia de la compañía. Los resultados reflejan esta muestra estratégica de líderes del sector: no se trata de una muestra representativa.

Los puestos jerárquicos encuestados incluyen directores, jefes de redacción, CEO o gerentes y jefes de las áreas digital, producto e innovación. La mitad de los participantes trabaja en medios con antecedentes impresos, alrededor de una quinta parte (21%) representa a emisoras privadas o de servicio público y a nativos digitales (23%) y un 7% es de empresas B2B o agencias de noticias. 

Los 52 países y territorios representados incluyen Australia, Nueva Zelanda, Taiwán, Hong Kong, Singapur, Tailandia, Corea del Sur, Vietnam, Japón, Kenia, Sudáfrica, Ecuador, México, Brasil, Colombia y Rusia, aunque la mayoría procede del Reino Unido, Estados Unidos y naciones europeas como Alemania, España, Francia, Austria, Finlandia, Noruega, Dinamarca y Países Bajos.

Los participantes completaron una encuesta online con preguntas específicas sobre sus intenciones estratégicas y digitales para 2022. Más del 90% contestó la mayoría de las preguntas, aunque las tasas de respuesta varían. La mayoría aportó comentarios e ideas en las preguntas abiertas, y algunas citas se utilizaron en este documento con la debida autorización.

El autor también entrevistó a editores, representantes de las plataformas, académicos y expertos del sector, entre ellos el director del Instituto Reuters, Rasmus Kleis Nielsen; Damian Radcliffe (University of Oregon), Alexandra Borchardt (Hamburg Media School), Charlie Beckett (LSE y el Journalism AI project), Ulrik Haagerup (CEO del Constructive Institute, Aarhus), el escritor y conductor de podcast David Tvrdon, el especialista en redes sociales Matt Navarra y el consultor en producto y audiencia Martin Ashplant.
.

References

Sobre el autor

Nic Newman es investigador principal asociado en el Reuters Institute for the Study of Journalism, donde desde 2012 lidera como autor el Digital News Report. También es consultor sobre medios digitales y trabaja activamente en compañías informativas en áreas como producto, audiencia y estrategias de negocio para la transición digital. Lleva 13 años produciendo un informe de predicciones sobre el periodismo y los medios.

Este informe ha sido traducido al español por Abel Escudero Zadrayec.

Publicado por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo con el apoyo de la Google News Initiative.

Google News logo